Permisos penitenciarios.


cárcel

Se está comentando mucho en los últimos días la triste noticia del convicto que, disfrutando de un permiso de salido, ha matado a su suegra y ha dejado muy grave a su pareja. En estos casos, la gente se indigna y manifiesta que las penas están para cumplirse y que cómo es posible que se den permisos. Pues bien, voy a intentar explicar muy brevemente cómo funciona el sistema penitenciario español en materia de permisos de salida.

En primer lugar, como dice nuestra Constitución, las penas privativas de libertad están orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados. Es decir, no solo se trata de un sistema retributivo (en el que el que la hace, la paga), sino que se intenta reeducar al condenado para que no vuelva a delinquir. Así, las penas de prisión sirven como “prevención especial” para el condenado, de modo que no vuelva a cometer ningún delito, sabiendo el castigo al que se le puede condenar y como “prevención general”, de modo que el resto de ciudadanos sabemos a lo que nos enfrentamos si cometemos un delito.

Ahora bien, una vez que un reo se encuentra en prisión cumpliendo una pena, puede verse beneficiado por un permiso de salida si se cumplen una serie de requisitos. De este modo, se podrán conceder permisos de salida como preparación para la vida en libertad:

  • a los condenados de segundo y tercer grado
  • siempre que hayan extinguido la cuarta parte de la condena
  • previo informe del equipo técnico
  • y si no observan mala conducta.

Como insiste el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria y las Audiencias Provinciales, hay que hacer hincapié en el “se podrán conceder permisos”. No es algo automático que se conceda una vez que se cumplan estos requisitos, sino que se tiene que valorar por la Junta de Tratamiento y en atención a un estudio especializado del caso. Ante la denegación de este permiso, el interno podría interponer recurso de queja y posteriormente uno de apelación.

Por todo ello, y sin conocer evidentemente los detalles particulares del caso que nos ocupa, el sistema claramente ha fallado con unas consecuencias totalmente espeluznantes. Eso sí, a ese reo ya difícilmente le van a conceder cualquier tipo de beneficio penitenciario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s